Durante mi primer visita a Berlín quede perdidamente enamorado del “Fernsehturm” la torre de televisión que se encuentra en Alexanderplatz. La torre fue construida en 1969 en la “República Democrática Alemana” o “DDR”, para demostrar la superioridad del Comunismo al mundo.

La construcción fue algo caótica debido a los suelos de Berlín que no son de los más estables de la región (si van a Berlín y ven caños en la calle, son caños para drenar el agua). Pero al fin y a cabo los Comunistas pudieron terminar la bella “Fernsehturm”.

Fernsehturm en Berlin

Siempre quise subir a la torre pero cual Homero Simpson cuando pudo conocer a Rambo siempre dije “voy al rato”. Tres visitas a Berlín y nunca subí a la torre, la vez que estuve dispuesto a hacerlo había bastante niebla por lo cual era bastante absurdo.

En otros viajes pude encontrarme con otras torres de televisión a las cuales no subi, como por ejemplo: La Torre de Heinrich Hertz en Hamburgo; la Torre del Rin en Düsseldorf o la Torre Colonius en Colonia.

Torre del Rin en Dusseldorf

En este último viaje me decidí a subir a todas las torres de TV posibles que pudiese encontrar. Arranque en Tallin (Estonia) con la torre del mismo nombre de la ciudad. Construida en 1980 y con una altura de 314 metros. Llegue a los pies de la Torre tras un viaje de 30 minutos en colectivo desde el centro de Tallin. Y por supuesto el clima no  era para nada bueno. Una lluvia me acompañó durante toda la visita a la Torre. Obviamente no había casi nadie en el lugar pero igualmente subi.

Al llegar arriba me encontré con toda una exposición sobre el ADN humano, no se que relacion tendria todo esto con una torre de TV.

Torre de TV de Tallin.

La vista por supuesto no era la mejor ya que había algo de niebla y el dia estaba nublado. Lo más interesante eran unas ventanas en el piso las cuales estaban esmeriladas pero si apretabas un botón podias ver directamente al vacío y pararte en ellas (si no sufris de vertigo).

En pocas palabras la experiencia no fue mala pero el clima no acompañó.

La segunda Torre de TV llegaría en Riga (Letonia). Una torre que simula ser un cohete despegando, construida en 1986 y que alcanza los 368 metros de altura. Acá la historia es poco clara. Fui una nevada mañana de sol hasta la torre (era a un par de kilómetros de mi hotel). Llegue a los pies de la torre y parecía estar todo cerrado. En internet la información sobre las visitas a la Torre de TV eran poco claras y hasta confusas. Después de mucho buscar encontre un articulo que decia que la Torre estaba en reparación y que se planeaba abrir en algún momento con más atracciones a su alrededor. En otro artículo incluso alguien contaba que quería visitarla pero no habia informacion y hasta era un misterio para los habitantes de Riga.

Conclusion: Visita fallida.

Torre de TV de Riga

La tercera y última torre de este viaje era la “Torre de TV de Vilna” (Lituania) construida en 1980 y con una altura de 326 metros. Para esta me había preparado bien. Sabía que se podía visitar y que quedaba algo lejos del centro de la ciudad. Me tome un Uber y llegue a los pies de la Torre. Entre todo contento a la misma para darme cuenta que estaba cerrada. Y si… el dia de “Todos los Santos” es feriado en Lituania, por lo tanto estaba cerrada.

Torre de TV de Vilna.

El consuelo es que no era el unico curioso que se acercaba hasta ahí queriendo subir a la torre y que el clima estaba horrible. Otra visita fallida.

Asi es mi maldición con estas Torres de TV que me encantan y no puedo dejar de sacarles fotos. Ya se que la única solución a esta maldición es regresar a Berlín y subir al “Fernsehturm” y así ser absuelto de esta condena de una vez por todas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *