Este post puede contener imagenes sensibles para el lector.

Y allí me encontraba cruzando en tren desde Suecia a Noruega rumbo a Oslo. Mientras escuchaba Ghost en mis auriculares podía ver las nubes avisando que el invierno estaba asomando sus primeros brotes… recuerdo el cielo nublado y mucho bosque en las colinas alrededor de las vías junto a los lagos.

Yo no sabia que iba a encontrar en Oslo, pero solo podía pensar en una sola cosa: Black Metal

Yo no escucho Black metal ni me gusta pero en Noruega y con ese paisaje solo podía pensar en eso. Creo que habré dicho unas 100 veces la palabra Black Metal en ese viaje en tren y fantaseaba con encontrar algún metalero como compañero de ruta. Solo vi una chica con look gótico, nada más.

Si han escuchado alguna vez Heavy Metal seguramente habrán escuchado historias y leyendas sobre este sub-genero llamado Black metal (si de nuevo), si son ajenos al tema vamos con un poco de historia.

El Black Metal es la parte extrema del Heavy Metal con todos sus clichés llevados al extremo pero tomados totalmente enserio. Hay diferentes versiones en cuanto a su origen y una de ellas dice que nació a principios de la década de los 80 en Inglaterra con la banda Venom. En los 90 hay un resurgimiento del Black Metal en Noruega que no paso desapercibido para nada en la sociedad y es de ahí donde nacen todas estas leyendas que alguna vez escuchamos.

Suicidio y souvenires.

Per Yngve Ohlin (más conocido como Dead), era el cantante de la banda Mayhem. Según sus compañeros de banda era un sujeto un tanto pesimista y estaba obsesionado con la muerte. Dicen que enterraba sus ropas durante días para sentir la energía de la muerte antes de dar un concierto. En fin, este sujeto tan agradable se suicida a los 22 años de edad en una de las cabañas donde la banda usualmente ensayaba y grababa.

La famosa foto que se convirtio en tapa de disco.

Uno de sus compañeros de banda Øystein Aarseth (mas conocido como Euronymous) encuentra el cuerpo del joven Dead, con las muñecas cortadas y un tiro de escopeta en la cabeza… al lado de su cuerpo una nota que decía “Perdón por la sangre”. ¿Y cuál fue la reacción de su compañero Euronymous? Simplemente quedarse ahí admirando la escena, después fue a comprar una cámara de fotos descartable y saco algunas fotografías de la escena (una de esas fotos luego seria tapa de un disco de Mayhem). La parte no comprobable de la historia dice que Euronymous tomo trozos del cráneo de su compañero de banda, los hirvió y los comió. Otra parte indica que tomo trozos de cráneo y los envió a diferentes colegas de otras bandas de Black Metal. Esta última historia es avalada por miembros de Marduk y Abruptum como real y aducen tener esos trozos.

La muerte de Euronymus

Nuestro ya querido amigo Euronymous vuelve a estar en otra de estas historias, esta vez del lado de la muerte. Dos años después del suicidio de “Dead”, Euronymus muere asesinado de 23 de cuchillazos. ¿El Culpable? Varg Vikernes (conocido como Count Grishnackh), miembro de Burzum, otra banda de Black Metal. El bueno de Varg dijo que el no acuchillo a Euronymus si no que el difunto había caído sobre una gran cantidad de vidrios y que actuó en defensa propia por que Euronymous lo había amenazado de muerte. Vikernes fue sentenciado a 21 años de prisión, pero no solo por esto.

Varg y Euronymus

Quema de Iglesias

Durante 1993 varias iglesias históricas de Noruega fueron incendiadas y obviamente destruidas, entre ellas la Iglesia de madera de Fantoft uno de los tesoros arquitectónicos de Noruega y que data del siglo XII. ¿Y quién fue encontrado culpable? Si si, Varg Vikernes.

La reconstruccion de «Fantoft Stavkirke» incendiada en 1992 en Bergen.

Para el lanzamiento del primer disco de Mayhem “De Mysteriis Dom Sathanas” Varg Vikernes y Euronymus habían acordado incendiar la Catedral de Nidaros, que era la tapa del disco, pero el asesinato de Euronymous por parte de Varg termino con esos planes.

Pero las cosas no terminaron con su encarcelación, entre 1992 y 1998, 52 iglesias noruegas fueron quemadas, y más de 15 mil tumbas fueron profanadas con símbolos satánicos. Y siempre la movida del Black Metal bajo sospecha.

En busca del Museo del Black Metal

Volviendo al mundo de hoy. Allí estaba, en Oslo; ya había visitado la Opera, el Palacio Real, el famoso Vigeland Park y hasta el ignoto museo del transporte de Oslo. Pero me faltaba algo. Todas esas imágenes que tenia en mi cabeza cuando atravesaba los bosques Noruegos no estaban, ni una mínima señal del Heavy Metal y mucho menos del Black Metal.

La entrada a Neseblod Records» en Oslo.

Por suerte ya había hecho la tarea meses antes del viaje y sabia que a la vuelta del departamento donde estábamos parando estaba “Neseblod Records” ubicada en el mismo lugar donde alguna vez funciono “Helvete” una disqueria/productora de Black Metal, un icono de este genero mas que anda por que su dueño era el mismísimo Euronymus.

En Neseblod Records todos los géneros del Heavy Metal y del Rock conviven sin problemas, el local en su piso superior es bastante chico y hay que hacerse un hueco entre las pilas de discos, CDS y hasta casetes que hay por todos lados. Todo desordenadamente ordenado por orden alfabético. Las bandas más importantes tienen cajas donde se puede encontrar cualquier tipo de material. No solo los discos tradicionales si no también singles y algún que otro disco autografiado.

En el piso de abajo podemos encontrar todo lo que respecta a otros géneros como rock o punk y hasta algo de Pop y la sección de remeras que es un gran círculo negro donde casi ni se puede buscar lo que queres.

Mapa del sector de remeras.

Pero ahí escondida entre discos hay una puerta… una puerta común y corriente de cualquier disqueria, adornada con una bandera de Venom (banda de Black Metal). Nos decidimos abrir la puerta y allí nos encontramos con el sótano/museo del Black Metal… Un lugar húmedo oscuro y a la vez usado de depósito. En las paredes y tirados en el piso había varios posters y pinturas de la escena del Black… una pared con humedad y la palabra “Black Metal” escrita en pintura negra… algunas esculturas paganas/satánicas y hasta un trono vaya uno a saber para que clase de ritual. Allí estaba, eso era el mítico y misterioso Museo del Black Metal, un lugar que seria una especie de cueva con tesoros para los amantes del género pero que para nosotros los mortales era un sótano tenebroso. Allí en Neseblod Records, en un sótano, escondido en su propia historia, de las leyendas de Euronymous, Varg, Dead y tantos otros encontré uno de los pocos vestigios del Black metal en Oslo.

Detras de la puerta el Sotano encontraras…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *